User Bar First

This is a debugging block

User Bar Second

This is a debugging block

Branding

This is a debugging block

Menú

This is a debugging block

Idiomas

Header First

This is a debugging block

Header Second

This is a debugging block

Preface First

This is a debugging block

Preface Second

This is a debugging block

Preface Third

This is a debugging block

Post

Contenido

This is a debugging block

Road Trips y cómo afrontarlos

Sin duda, una de las experiencias que todo viajero a Estados Unidos debe realizar es la del road trip. Aunque en esencia no deja de ser un viaje en coche, los paisajes que nos ofrece el país hacen de este una ruta inolvidable. Además, cabe destacar su utilidad a nivel económico dentro de un país donde las distancias son amplias y casi cualquier trayecto debe ser realizado en avión. Por todo ello, a continuación os vamos a dar algunos consejos para que podáis organizar vuestro propio road trip y, además os detallaremos tres de los más famosos que se realizan y que podréis disfrutar durante vuestro particular sueño americano.

Cómo organizo mi road trip

Debemos tener en consideración que, por mucho que planifiquemos y creamos tener controlado antes de partir, el propio camino nos pondrá en circunstancias en las que necesitaremos una mezcla de sangre fría, intuición e improvisación. Para que estas situaciones límite sean las menos posibles o, al menos nos pillen prevenidos, aquí os dejamos algunos consejitos para que vuestro road trip vaya como la seda.

  • Cuidar la elección del coche: aunque parece ser algo obvio, no todo el mundo pone el celo necesario en el estado del coche en el que vamos a viajar. Al estar tan lejos de nuestro país de origen, el coche será de alquiler en la práctica mayoría de los casos, por lo que tendremos que tener en cuenta diversos factores para que nuestra elección sea lo más correcta posible: estado de la carrocería, desgaste de los neumáticos, si se adapta al clima de la ruta que vamos a realizar...

  • Programar el viaje al milímetro: como ya comentamos anteriormente, el propio viaje se encargará de sorprendernos. De hecho, es positivo que hasta cierto punto, nos dejemos llevar. Sin embargo, es tremendamente arriesgado improvisar demasiado, por lo que debemos llevar el máximo de circunstancias previstas para evitar sobresaltos. Es fundamental, en este punto, establecer una ruta diaria con paradas cada ciertos kilómetros, hacerse con un buen GPS o consultar el estado de las carreteras, por ejemplo.

  • Controlar el gasto: es vital establecer un límite de gasto diario. Es cierto que nos encontraremos con situaciones que requieran de un esfuerzo económico, pero este no puede nunca rebasar nuestras posibilidades. Dentro de este "tope salarial" debemos tener en consideración el alojamiento, la comida, la gasolina y los posibles peajes. Si sobra algo, podemos adquirir algún souvenir, aunque no debe ser en absoluto una prioridad.

  • No ser exquisito con el alojamiento: sin duda, podremos encontrar lugares de calidad donde pasar una noche, pero no debemos poner el filtro muy alto: puede que tengáis que pasar la noche al raso o incluso, dormir en el coche. Dependerá, entre otras cosas, del presupuesto con el que contemos. Por ello, debemos estar dispuestos a todo y no ser exigentes con el lugar en el que descansar. Llevaremos la tienda y sacos de dormir, por si acaso.

  • No ser exquisito con el alimento: sí, con la comida sucede lo mismo que con el alojamiento: debemos estar abiertos a cualquier circunstancia. El gasto que hagamos jugará de nuevo un papel fundamental en los alimentos que podamos consumir, por lo que tenemos que estar prevenidos ante un posible picnic en el campo. Lo ideal es llevar una nevera con bebida y bocadillos, por lo que pueda pasar.

  • Cuidado con llevar la casa a cuestas: a pesar de que tenemos que llevar provisiones de cara a imprevistos, lo ideal para un road trip es no ir cargados de maletas. Al ser un viaje realizado por varias personas, este es un punto difícil de cumplir así que, si no podemos llevar poco, que al menos sea manejable para que meter y sacar cosas del maletero no se convierta en una tortura.

  • La compañía es vital: este viaje debe realizarse con gente con la que conectemos, ya que, de lo contrario, el riesgo de no disfrutarlo es alto. Debemos ser tolerantes con los defectos y sacar el máximo a las virtudes, además de no dar demasiada importancia a aquellos defectillos y manías que cada uno tenga. Fundamental es que vayan varios conductores en el vehículo, así podremos hacer turnos para poder descansar todos la misma cantidad de tiempo.

  • La buena música es fundamental: un gran viaje debe estar acompañado por la mejor música. Para esos ratos en que el cansancio vence y no hay ganas de conversar, es ideal hacer una selección musical que sea del gusto de todos, incluso renunciando durante unos minutos a nuestros gustos por el bien del grupo. Eso sí, hay que seguir la regla de oro de los viajes: el conductor pone la música.

Una vez tenéis estas pautas, es el momento de poneros en el camino. A continuación, tres de los road trips más espectaculares de Estados Unidos.

Pacific Coast Highway

Con sus 198 kilómetros, esta ruta es la más recomendable si hablamos de zonas costeras, especialmente el tramo que recorre California, Oregon y Washington, conocida como Route 1. Durante todo el camino, los viajeros podrán disfrutar de las espectaculares vistas que ofrece el océano Pacífico, además de las montañas costeras que se han forjado en la zona a lo largo de los años. Es importante que no solo estéis centrados en las vistas que ofrece el mar, sino también en los riesgos que ofrecen sus escarpadas y resbaladizas carreteras que os pueden dar un buen susto si no estáis atentos. Especialmente recomendable es parar a reponer fuerzas en la aldea de Mendocino (California), donde viven numerosos artistas que dotan a este pequeño lugar de una fisonomía particular y ecléctica.

Route 12

Si preferís terrenos más escarpados y montañosos, sin duda esta es vuestra ruta. Con casi 200 kilómetros a una altura de más de 2500 metros, este sendero va desde el Capitol Reef National Park al Bryce Canyon National Park, situado en Utah. Aunque podremos disfrutar de paisajes verdes y bosques cuajados de forestación, su principal atractivo son las montañas de Boulder, donde además podremos parar a repostar. Merece la pena acercarse hasta St. George, una ciudad rodeada de montañas que sirve de retiro para personas de toda índole social.

Tail of the Dragon

Es la ruta más complicada de las que hemos escogido y, probablemente también de todo el país. Un reto para el conductor. Aunque su longitud no es especialmente larga -solo 17 kilómetros-, sus curvas cerradas y en pendiente son una auténtica fuente de adrenalina para los amantes de la velocidad. Aunque el escenario también merece mucho la pena, ya que el camino está rodeado por una espectacular vegetación tanto en cantidad, como en belleza, lo ideal es meterse en la piel de un piloto profesional y recorrer su extensión a toda velocidad. Además, y como curiosidad esta ruta ha aparecido en varias producciones cinematográficas, destacando entre las demás la oscarizada El Fugitivo. Si después de la excitación queréis tomaros un descanso, a unos pocos kilómetros se encuentra Maryville (Tennessee), un tranquila ciudad famosa por su gran calidad de vida.

  • Viajes
  • Road Trips

Postscript First

This is a debugging block

Postscript Second

This is a debugging block

Postscript Third

This is a debugging block

Postscript Fourth

This is a debugging block