User Bar First

This is a debugging block

User Bar Second

This is a debugging block

Branding

This is a debugging block

Menú

This is a debugging block

Idiomas

Header First

This is a debugging block

Header Second

This is a debugging block

Preface First

This is a debugging block

Preface Second

This is a debugging block

Preface Third

This is a debugging block

Post

Contenido

This is a debugging block

Alojamientos y cómo gestionarlos

Sin duda, uno de los temas que más preocupan a los participantes es el del alojamiento. Lo que más inquieta es que es difícil gestionarlo desde España: no podemos verlo, el contacto con los arrendadores es poco ágil y las respuestas pueden tardar días en llegar... Es, sin duda, uno de los trámites más engorrosos de todo el proceso a pesar de ser uno de los más importantes. A continuación, vamos a intentar dejaros algunos consejos sobre cómo obtener alojamiento y cómo gestionarlo, además de resumiros los tipos que existen.

Tipos de alojamientos

Los alojamientos disponibles para el programa Working Holiday no varían mucho con respecto a lo que uno podría encontrar si va, simplemente, como turista. Eso sí, al ser espacios que por lo general albergan a grupos de personas, suelen estar desprovistos de lujos; contienen lo justo y necesario para vivir.

  • Apartamento compartido: es el alojamiento más ofrecido. No hace falta explicar mucho como funciona: las habitaciones suelen tener espacio para tres o cuatro personas, siendo el resto de uso común. En la práctica mayoría de los casos, suelen estar completamente amueblados y contar con todos los electrodomésticos, además de Internet -incluido en el precio-. Las grandes ventajas de estos espacios son su precio -la mayoría no llegan a $100 la semana-, que favorecen a aquellos participantes que busquen recuperar la inversión o gran parte de ella y la oportunidad de entablar relación con tus compañeros de piso, uno de los principales éxitos de este tipo de programas.

  • Homestay: es decir, compartir piso con una familia nativa. Se ofrece principalmente para los programas Au Pair y Camp USA. Está hecho, sin duda, para aquellos que buscan una experiencia mucho más inmersiva ya que conocerán y vivirán en carne propia las costumbres de la gente norteamericana, además de mejorar de una forma espectacular su manejo del idioma. Por si fuera poco, el gasto personal se ve muy reducido, ya que normalmente la comida va incluida en el precio. El principal inconveniente de este alojamiento no está tanto en las comodidades que ofrezca, sino en el bienestar que uno mismo encuentre. No todo el mundo sirve para ser un invitado en casa de unos completos desconocidos. Eso sí, podemos asegurar que las familias que ponen su domicilio a disposición de los participantes suelen ser muy acogedoras y las relaciones entre ellas y los forasteros se alargan en el tiempo.

  • Apartamento: es el alojamiento más cotizado. Normalmente, suele ser escogido por parejas que van juntas a disfrutar de la experiencia y desean una intimidad que no puede ofrecerles compartir techo con alguien. Suelen ser hogares totalmente equipados y su precio oscila según la zona, el tamaño y las comodidades que incluya. Aún así, no resulta muy rentable para los participantes de Working Holiday ya que su precio suele ser alto. Se queréis optar por uno de este tipo, tenéis que tener muy claro que no vais a recuperar la inversión.

  • Habitación de hotel: es una variante menos lujosa y más económica del apartamento, aunque ofrece la misma independencia que este. Su gran inconveniente es también el precio, que aunque es más bajo que el del apartamento, sigue siendo alto para los sueldos que se perciben en Working Holiday.

  • Bed and breakfast: es el tipo de alojamiento más sencillo. Suelen ser casas con unas diez habitaciones con un ambiente muy familiar. Su precio suele ser muy barato, por lo que es ideal para que los participantes en el programa se instalen de forma provisional. No es una opción recomendable para estancias largas, ya que no ofrece demasiadas comodidades.

Cómo gestionar el alojamiento

Como ya hemos dicho, puede resultar complicado gestionar el alojamiento directamente desde España. Por ello, las empresas suelen ofrecer varias alternativas de hospedaje de cara a la llegada de los participantes. Desde Let's Live USA, solemos aconsejar a los participantes tomar una de estas opciones y establecerse en la misma al menos durante unas semanas. La forma de hacerlo es sencilla: en la oferta de trabajo que recibe el participante viene toda la información de los empleos sugeridos, de entre los cuales este debe elegir. Es muy importante fijarse en las condiciones de cada emplazamiento, no solo a nivel económico, ya que muchas pueden no tener elementos que necesitemos o aplicar cierta regulación que puede no interesarnos -por ejemplo, no mezclar chicos y chicas en la misma habitación-.

Una vez que el participante está conforme con alguno de ellos, solo tiene que contactar con su empleador y enviar el documento de alojamiento firmado (normalmente a través de la plataforma del sponsor). El encargado del empleo será el que se encargue de informar al arrendador de la llegada de los forasteros y este, será el que organice las estancias. Los alojamientos suelen ser variados, aunque en su mayoría se ofrecen habitaciones compartidas. Si tenéis problemas para encontrar compañeros, podéis buscar en Facebook alguno de los numerosos grupos de participantes de Working Holiday y contactar con los que vayan al mismo lugar que vosotros.

Una advertencia: puede ocurrir que el empleador tarde en responder o que, directamente, no lo haga. En ese caso, hay que insistir e incluso realizar una llamada telefónica (usando Skype, por ejemplo). El alojamiento es responsabilidad total del participante y, aunque desde Let’s Live USA tratamos de ayudar, es este el que debe estar atento a la gestión y tener una actitud proactiva.

Una vez llevemos allí algún tiempo y conozcamos el terreno, las distancias, qué sitios tienen más actividad...será el momento de buscar algo por nuestra cuenta; un alojamiento más adaptado a nuestros gustos y necesidades. Para ello podemos recurrir a preguntar a alguno de nuestros compañeros -nativos y extranjeros- o buscar en diversas páginas web. Aunque tenemos opciones como Airbnb o Booking -más válidas para estancias cortas o primer alojamiento-, la más variada es Craiglist. Aunque su diseño no atraiga a simple vista, es sin duda la página adecuada para encontrar un alojamiento a medio plazo en Estados Unidos, ya que cuenta con páginas específicas para cada zona del país, todas totalmente en español. Cuando entremos en ella y seleccionemos dónde buscamos hogar, podremos ir buscando el alojamiento adecuado a través de distintos filtros -precio, habitaciones, disponibilidad...-. Dentro de cada enlace, encontraremos información completa de cada estancia y los datos de contacto con el arrendador. Incluso podremos hacer una visita, siempre y cuando se sitúe cerca de donde nos encontremos.

Este, por supuesto, es nuestro consejo ofrecido desde la experiencia de años anteriores y tomando en cuenta lo que puede ser más cómodo para vosotros. Si lo deseáis, podéis gestionar un alojamiento por vuestra cuenta desde España, ya que las webs son las mismas así como el procedimiento. Sin embargo, como ya hemos indicado antes el proceso se hace mucho más lento y engorroso, lo que puede además interferir en la realización de otros trámites relacionados con el viaje que requieren de mucha más urgencia.

  • Alojamiento
  • Must read

Postscript First

This is a debugging block

Postscript Second

This is a debugging block

Postscript Third

This is a debugging block

Postscript Fourth

This is a debugging block