User Bar First

This is a debugging block

User Bar Second

This is a debugging block

Branding

This is a debugging block

Menú

This is a debugging block

Languages

Header First

This is a debugging block

Header Second

This is a debugging block

Preface First

This is a debugging block

Preface Second

This is a debugging block

Preface Third

This is a debugging block

Post

Contenido

This is a debugging block

Florida

Múltiples son los rincones bellos que nos regala Florida y las posibilidades de ocio que encontramos en sus más de 170 kilómetros cuadrados de superficie. Desde Jacksonville a Palm Bay, “el estado soleado” posee rincones que, en muchos casos no responden a la imagen inicial que podemos tener de este bello territorio, reducida a sol, playa y fiesta. A continuación, algunos ejemplos de los distintos paisajes que visitar en este rincón de los Estados Unidos.

Raíces hispanas: San Agustín

Conocida también como la “Ciudad Antigua” y ubicada en el condado de San Juan de Florida, San Agustín fue el lugar donde el conquistador Juan Ponce de León arribó en 1513 con el fin de declarar el lugar como de posesión española. Durante décadas los españoles trataron de fortificar la zona sin éxito, por lo que esta se vio permanentemente acosada por otras metrópolis que intentaron hacerse con ella. De hecho, y en calidad de venganza por este acoso los españoles abrieron las puertas de la ciudad a los esclavos británicos que se encontraban en Carolina del Sur. Sorprendentemente, el conflicto anglohispano se resolvió sin derramamiento de sangre allá por 1763, cuando la corona española entregó el territorio a manos inglesas, estado en el que se mantuvo hasta 1783 cuando la ciudad volvió a manos españolas tras el Tratado de París. Ya en 1821, España vendió la isla a Estados Unidos por cinco millones de dólares, quedando el territorio bajo dominio norteamericano.

Actualmente, llama poderosamente la atención observar no solo la riqueza de su arquitectura colonial, sino el perfecto estado de conservación en que esta se mantiene destacando entre ella construcciones como el Fuerte Matanzas, el Castillo de San Marcos y el Hotel Ponce de León. Cabe destacar que los habitantes de la zona sienten un profundo orgullo por su pasado español, hecho que se constata cuando observamos que varias de sus calles reciben su nombre de ciudades españolas.

Paraíso terrenal: Sanibel Island

Situada en el condado de Lee -a lo largo del Golfo de México- y con una población que no alcanza los diez mil habitantes, Sanibel Island se ha convertido en célebre gracias a sus playas. Para ser más exactos, gracias a las conchas marinas que inundan y llenan de brillo sus orillas. Estas no solo atraen a turistas de todas partes que quieren disfrutar de ese paisaje, sino que también llena de orgullo a los habitantes de esta pequeña localidad de Florida. Especialmente recomendable es también detenerse en uno de sus numerosos restaurantes a degustar el excelente pescado de la zona.

Entretenimiento para todos: Walt Disney World Resort

Sin duda alguna, uno de los resorts más visitados del mundo. Ubicado en Orlando desde 1971, se ha convertido en el parque temático por excelencia y una experiencia inolvidable para niños y no tan niños. Dentro de sus doce mil hectáreas de superficie, Disney World posee más de una veintena de hoteles temáticos, nueve hoteles independientes, cuatro parques temáticos -Magic Kingdom, Epcot, Hollywood Studios y Animal Kingdom-, dos parques de agua, cuatro campos de golf, dos campos de mini golf, un campamento y un centro de compras entre otras instalaciones. Sin embargo, lo más destacado del lugar es la serie de cabalgatas que se realizan por las calles del complejo. Los más pequeños pueden disfrutar bien de cerca de sus personajes favoritos, que inundan las instalaciones de color, música y sobre todo, muchísima ilusión.

Nocturnidad y color: South Beach

Sin duda, la playa más famosa de Florida. Ubicada en Miami Beach, South Beach vertebra su actividad en torno a su amplio cordón costero, que sirve como separación entre el océano Atlántico y la bahía Biscayne. Su blanca arena y cristalinas aguas son el destino de muchos floridianos en época estival, aunque no solo de playa vive el hombre; cientos de restaurantes y discotecas dan una vida única a todo el barrio especialmente por la noche, cuando la fiesta no para día tras día. Además, resulta especialmente curioso contemplar el diseño de los edificios cuyas formas e iluminación disponen un entorno marcado por la sofisticación propia del Art Deco.

Si en lugar de estar en medio del bullicio preferís buscar tranquilidad, podéis dirigiros a Lummus Park, situado entre las calles 5 y 15. Esta zona recreativa permite pasear por la orilla de la playa, patinar -es llamativa la cantidad de patinadores que en esta zona se aglutinan- o tomar un refresco en alguno de los locales de Ocean Drive.

  • Viajes
  • Places to go

Postscript First

This is a debugging block

Postscript Second

This is a debugging block

Postscript Third

This is a debugging block

Postscript Fourth

This is a debugging block